martes, 15 de junio de 2010

Adiós Emiliano

Algunos igual no lo habréis notado pero desde hace unos días el cielo es más brillante por las noches. Una persona muy especial, Emiliano, nos ha dejado para unirse a las estrellas del firmamento.

La suya es una historia que ha sido cruel y injustamente breve y que nos ha dejado desolados a toda la multitud que lo queríamos. Si bien, aunque ha sido una historia demasiado breve es de aquellas historias de las que te sientes agradecido de haber podido participar, de aquellas historias que algún día contaré a mis nietos (si el destino tiene la bondad de permitírmelos). Es de aquellas historias que aunque con un final desgarrador ha sido preciosa minuto a minuto.

He recibido tanto, tanto de Emiliano que necesitaré de varias vidas para poder devolver todo ese afecto, amor y energía positiva que eran parte de su ADN. Él conseguía que te sintieras la persona más especial de este planeta con tan solo estar a su lado. Estaba constantemente haciendo miles de cosas pero siempre con un momento para los suyos...


Decían en Blade Runner: "las velas que brillan con el doble de intensidad duran la mitad". Como no me canso de decir tu no fuiste una vela Emi, fuiste un faro que nos dio luz a todos los que estuvimos a tu alrededor.

Sirva este post (disculpad los lectores ajenos al tema) como pequeño homenaje a esta gran persona, y para ello finalizo con la que probablemente sea la enseñanza más valiosa que me mostraste y que es a su vez la melodía con la que te dije adiós con lagrimas en los ojos y el corazón destrozado.

Siempre mira el lado positivo de la vida

4 comentarios:

Tesa dijo...

Hace poco perdí a una amiga y sé como te sientes, porque ella también era de las velas luminosas y estaba llena de vida, qué contradicción para ser personas enfermas, ¿verdad?


Emiliano y Ángela son de esas personas que se cruzan en nuestro camino para hacernos mejores personas. Somos unos afortunados, aunque los hayamos perdido. Peor hubiera sido no conocerlos.

Un abrazo,

Anónimo dijo...

A pesar de que no he conocido a Emiliano, me gustaría adherirme a las palabras de Iván.

Ya empiezo a peinar canas y he conocido (directa o indirectamente) a bastantes personas y vivido suficientes situaciones como para a estas alturas valorar lo que en mi opinión merece ser valorado.

Gracias a todas las personas que despiertan nuestra conciencia a golpe de ejemplo y nos demuestran, a veces con risas, a veces con lágrimas, que no somos meros comparsas en esta sucesión de despropósitos que es la vida y que áun podemos enseñarle alguna lección al destino.

Enric

Eva dijo...

Ivan...Quin bons moments vam passar tots 3 menjant pasaratos a la máquina del café de GyD...

Per a mi l'Emi i tu érau com el Zipi i el Zape de MyD, sempre junts i sempre engrescats en les vostres coses...

Moltes gràcies per aquest post tant macu. Se que lo de l'Emi ha sigut un fort cop per a tu i per a tots que el varem conèixer.

Ens queda el seu record i els bons moments viscuts amb ell.
Besos

Eva

Thomas dijo...

Uno menos de los buenos