sábado, 26 de junio de 2010

¿Qué hacer con el miedo a hablar en público?


"No puedes deshacerte de tus miedos...
pero puedes aprender a vivir con ellos"
- ¿Más té?

Esta es la genial ilustración de Alex Noriega que he descubierto esta mañana en uno de sus blogs. He sentido un impulso irrefrenable de mostrarlo en este blog y así aprovechar la ocasión para hablar del miedo a hablar en público. Pero me gustaría hacerlo contando una pequeña historia.

Mucha gente tiene miedo a hablar en público. Algunas personas hacen todo lo posible para evitarlo siempre que pueden. Hace casi dos meses conocí a una de esas personas, su nombre: Ascensión, una administrativa que reconoció que no le gustaba hablar en público y lo había evitado con éxito hasta el momento. Ella fue una de las alumnas de un curso que dí el pasado mes de mayo sobre cómo hacer presentaciones.

El último día de dicho curso, todo el mundo tenía que hablar en público durante 5 minutos.  Las distintas sesiones que planteé iban encaminadas a que prepararan y aplicaran lo que iban aprendiendo para usarlo el día de la presentación. Cada alumno podía elegir libremente el tema que quisiera.

Llegó el último día y los allí presentes teníamos cierta curiosidad por ver cómo se las arreglaría Ascensión, ya que todos recordábamos sus palabras del primer día: 
"No me gusta hablar en público. Siempre he evitado hacerlo. Yo sólo preparo las presentaciones de los demás."
Cuando llegó su turno, Ascensión estaba algo nerviosa, pero no parecía estar más nerviosa que muchos de sus compañeros que habían presentado antes que ella. La cuestión es que hizo una gran presentación, su tema trataba sobre la mutilación genital femenina (ablación del clítoris). Empezó con una imagen que no dejó indiferente a nadie.


Luego continuó explicándonos que es lo que se hace hoy en día en Cataluña para combatir la ablación. Nos dio datos y hechos pero también nos contó la historia de una mujer que fue mutilada a los 5 años y que escapó a los 13 después de que su padre la vendiera a un hombre muy mayor para que fuera su esposa. Acabó comentando que hay un rayo de esperanza para algunas de las mujeres que han sufrido esta absurda práctica ya que el Doctor Pere Barri, desde el año 2008, viaja una vez al año a África y hace operaciones de reconstrucción del clítoris. Estas intervenciones no tienen coste alguno para las mujeres afectadas.

Ascensión hizo una de las mejores presentaciones del curso. Nos informó y nos conmocionó. Ella confesó que estuvo bastante nerviosa durante la presentación. Los que estábamos de público apenas lo notamos.

Seguramente Ascensión tenía miedo antes de empezar, y quizás también tenía algo de miedo mientras nos estaba hablando. Pero a veces vale la pena salir al escenario de todas formas, a pesar del miedo y la inseguridad, y dar lo mejor de uno mismo. Como dice Alex Noriega en su genial ilustración:
"No puedes deshacerte de tus miedos...
pero puedes aprender a vivir con ellos"
Frase que me recuerda al título de un libro que también trata sobre los miedos y que es claro, conciso y está cargado de sabiduría, "Feel the fear and do it anyway", es decir:
"Siente el miedo y hazlo de todos modos"
Eso es lo que hizo Ascensión, sintió el miedo pero lo hizo. Y lo hizo muy bien.

2 comentarios:

Ascensión dijo...

Yo soy Ascensión y como dice Carles en su nota "Siente el miedo y hazlo de todos modos" y eso es lo que hice, pero creo que es muy importante estar preparado y convencido de lo que queremos transmitir. Es entonces cuando esa “seguridad” te ayuda a deshacerte un poquito de ese miedo escénico.
Carles, gracias por tus palabras porque si de algo estoy segura, es que sin tus clases no hubiera sido posible.

Ascensión

Anónimo dijo...

yo pase por algo similar, soy universitaria y mis estudios se basan mayormente en dar muchos informes, he luchado contra este miedo e inseguridad, me encanta preparar los trabajos y estudiarlos, casi me los aprendo de memoria, pero, lamentablemente no he logrado acabar con este miedo cada vez que me tengo que parar al frente, pero aun asi los hago, aunque con mucha dificultad, y voz bien temblorosa, pero se que un dia me acostumbrare