sábado, 26 de septiembre de 2009

Presentaciones efectivas sin PowerPoint


¿Te has planteado alguna vez por qué utilizas siempre PowerPoint cuando tienes que presentar algo en público? Si tienes que dar una conferencia, exponer un trabajo o hablar de un producto, lo más habitual es que recurras a este tipo de programas sin plantearte otras posibilidades.

Hasta cierto punto es lógico tomar este camino. En primer lugar, la mayoría de gente usa
en sus presentaciones PowerPoint o programas parecidos. Si la mayoría lo hace así, ¿por qué cambiarlo? El miedo a desentonar con el resto resulta demasiado inquietante como para probar "experimentos".

En segundo lugar, usar PowerPoint es la opción más fácil para mucha gente. Se abre el programa, se empieza a escribir texto en las diapositivas y cuando se presenta en público se tiene una chuleta magnífica que les salvará de posibles lapsus.


La cuestión es que utilizar PowerPoint no garantiza que una presentación sea efectiva. En absoluto.

PowerPoint no siempre es la mejor opción


Cuando te encargan una presentación, antes de decidir si usarás PowerPoint o no, debes plantearte otros aspectos primordiales:

  • ¿Cómo será la audiencia? Saberlo de antemano te permitirá adaptar el discurso y conectar mejor con ella.
  • ¿Cuál es la idea principal que quieres transmitir? ¿Qué es lo que quieres que el público recuerde?
  • ¿Cómo estructurarás la presentación?
  • ¿Qué recursos utilizarás? Contar una o más historias. Interactuar con la audiencia, etc.
PowerPoint es un recurso más, no es indispensable. Puede usarse de forma pésima o de forma magistral. En ningún caso debe ser el único recurso. ¡Cuántas presentaciones has visto con PowerPoint que no contaban ni una historia! Presentaciones que no emocionaban ni inspiraban, que no se entendían, que no se recordaban...

Que no uses PowerPoint no te impide hacer la presentación con ordenador y proyector. Puedes mostrar vídeos relacionados o hacer demostraciones del producto que presentas, por ejemplo. Es decir, puedes recurrir al ordenador cuando lo necesites y prescindir de él durante el resto de la charla.

Técnicas para hablar en público


Es más probable que te hayan enseñado a usar PowerPoint en la escuela o en la empresa en vez de haberte enseñado técnicas para hablar en público. En nuestro país raramente se potencia la habilidad de hablar en público y eso lo pagan a diario miles de personas que asisten a presentaciones soporíferas.

Controlar la voz y la mirada, gesticular adecuadamente y moverse de forma intencionada son algunas técnicas básicas. También lo son contar historias, crear expectación o hacer participar a la audiencia. Los siguientes artículos pueden servirte de ayuda para obtener una primera aproximación a alguna de estas técnicas.

En cualquier caso, deberías usar estas técnicas tanto si usas PowerPoint como si no. Un error común es centrarse sólo en el contenido y el diseño de las diapositivas y olvidar todo el resto.

Algunos ejemplos


¿Es posible dar una charla sobre seguridad informática a chavales de la ESO, durante casi una hora, que estén atentos y entretenidos, y sin PowerPoint? La respuesta es un rotundo sí.

Joan Borrell, profesor del Departamento de Ingeniería de la Informática y las Comunicaciones de la Universidad Autónoma de Barcelona, dió esa charla utilizando su experiencia como profesor y una caja de cartón repleta de objetos que utilizó en su presentación: llaves y candados, cajas que contenían mensajes secretos, utensilios caseros para cifrar y descifrar palabras...


El éxito de su charla se debió en parte a que mostró con objetos cotidianos varios de los principios del cifrado de datos. Los alumnos pudieron participar activamente usando dichos utensilios y colaborando activamente en los ejemplos que explicaba el profesor. Podían abrir y cerrar cajas con candados, pasar el mensaje entre el resto de compañeros (canal inseguro), descifrar un texto... Podían TOCAR y EXPERIMENTAR con los objetos, ¿es posible ser más concreto?

Dudo que ningún PowerPoint hubiera sido más eficaz para que los alumnos entendieran los conceptos que se explicaron. Por muy visuales que hubieran sido las diapositivas, por muchos esquemas gráficos que sintetizaran los conceptos. Difícilmente podrían superar el hecho de tocar objetos y participar en los ejemplos que se explicaron.

Para acabar, recomiendo dos vídeos que hemos comentado en presentarte. Son presentaciones
que emocionan y que dan que pensar sin utilizar PowerPoint o proyector alguno:




En resumen, utilizar programas como PowerPoint no implica que una presentación sea efectiva. Por otro lado, el hecho de no usar PowerPoint puede potenciar el uso de otros recursos más importantes, normalmente olvidados cuando se presenta con diapositivas.

Créditos:

  • "Mujer bostezando" de makelessnoise@flickr con licencia Creative Commons de Atribución.
  • "Caja de cartón" de ahhyeah@flickr con licencia Creative Commons de Atribución, No comercial, Compartir igual
Este artículo tiene una licencia Creative Commons de Atribución, No comercial, Compartir igual

2 comentarios:

Ma. del Carmen Gangotena dijo...

Es verdad no es necesasrio utilizar siempre Power Point, existen otras muchas formas de presentar temas y que son màs creativas, despiertan màs interès y son màs efectivas.
Marìa del Carmen Gangotena

Juan Pablo Segundo dijo...

Correcto, en una exposicion con Power Point la estrella es el expositor, en lo particular me ha dado buenos resultados colocar un lamina y sobre esta lámina enriquecer con temas o experiencias del tema que llaman la atención del publico.